.

.

miércoles, 11 de enero de 2017

Bajo toda circunstancia

Señora, cuente con éste...
su servil cortesano...
se que no hará falta...
usted es fuerte hasta el tuétano. 
Si la fortuna se vuelca en contra...
si siente escurrir las fuerzas...
recuerde, en ocasiones...
es necesario quitar la armadura...
descansar el cuerpo, desahogar el espíritu.
Grite! Insulte a destajo...
dientes apretados, mordiendo labios...
único modo que se puede permitir...
descuide Señora...
yo curare su lacerada boca.
Cierre puños, descargue furia...
Su siervo la cogerá exhausta...
en reverencial silencio...
cuando sienta exhalar...
últimos restos de aire rancio.
Renovada, henchido su pecho...
más viva que nunca, en cada inhalación...
recuperará ímpetu, fortaleza...
nuevamente erguida, quijotesca.
De a una pieza por vez...
ayudaré a calzar la armadura.
No puedo pretender ser cortesano...
si no pudiera servir de escudero.
Y si hiciera falta, blandiendo acero...
su más fiel y valiente "chevalier".
Se ha de estar dispuesto a sus pies...
sin importar tiempo y lugar...
Para besarle estos, con gusto, si...
pero mucho y más fundamental...
asearle... purificarle.. sanarle.
Bajo toda circunstancia, me debo a usted.

8 comentarios:

  1. Entregarse hasta lo más profundo.
    Saludos .-0)

    ResponderEliminar
  2. Es tan bonito lo que has escrito Alexander, con tanto mimo y grandes y sabios consejos.

    Echar hacia afuera toda la angustia que por dentro carcome para recuperar las fuerzas, respirando, inhalando y exhalando, cerrando los ojos, y sentir la brisa..... como así se siente tu poesía, como la brisa de una caricia ...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viviendo de usted María Perlada, la señora de los bellos y sensuales poemas, sus palabras me llenan de orgullo, hasta casi la vanidad misma.
      Esa fue mi intención, que la brisa del mar lleve con ella mis caricias hasta el rostro de mi Señora.
      Que ella me sienta en todo momento y bajo toda condición.

      Eliminar
  3. Ale, mi Ale... Eres un oasis de disposición siempre presto. Pon las palmas de las manos hacia arriba voy a depositar en ellas algo más que mi confianza.
    No me equivoqué contigo. Eres especial. Muy especial y me complace ver como progresas con ampliada y buena actitud.
    Quijotesca, sí, suena bien, ahora ya puedo enfrentar mis gigantes de viento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains... Ains... y mas ainssssss
      Me deja mi Señora sin palabras, con la boca seca y la garganta en montaña rusa.
      Si le complazco, mi fin esta logrado, al menos por hoy. Todos los días es un desafío con Usted.
      Vaya Señora! Vaya por los molinos! Acabe con ellos! Aguardaremos su regreso triunfal.

      Eliminar
  4. Mi querido cortesano, con pequeños actos rindes pleitesía y te engrandeces ante mis ojos sorprendidos, cautivas con tu verso mi gran pecho con latidos erráticos. Más, son tus actos los que dictan tus encantos,no escondas tus proezas y sé fiel a tu loable culto.Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Señora Aure, los grandes actos son los que quedan en los libros de historia y en la memoria, pero son los pequeños los que hacen la diferencia, el día a día. En ellos esta la grandeza verdadera.
      Agradezco sus palabras, son un agradable aliciente.
      Beso.

      Eliminar